Historia

El Atlético Bucaramanga fue Fundado oficialmente el 11 de mayo de 1949, bajo dirección de Rafael Chaberman, comerciante barranquillero, quien junto a varios ciudadanos de la época, en su mayoría pertenecientes a la Liga Santandereana de Fútbol, tomó la iniciativa de crear un club que representara a los santandereanos.

Fue así que en 1949, año después de haberse creado la idea del fútbol profesional en Colombia,  se crea oficialmente el Club Atlético Bucaramanga. Además de su fundador, el señor Rafael Chaberman, se encuentran otros socios como: Rafael Pérez Martínez, Luis Fernando San Miguel, Jorge Reyes Puyana, Vicente Díaz, Manuel Enrique Puyana, Juan B. Silva, Gustavo Mantilla Paipilla, Elías Solano y Enrique Orduz Ardila. Todos ellos verdaderos maestros del deporte que le dieron vida al ente administrativo en 1949.

Uno de sus mejores momentos es en el año de 1951, cuando el equipo figuró en los primeros lugares de la tabla de posiciones durante la primera vuelta del torneo profesional de futbol  colombiano. Otro momento histórico ocurrió el 18 de junio de 1950, cuando se da el primer resultado memorable en la historia del equipo, pues el Atlético goleó al Deportivo Cali en su propia cancha, el Estadio Pascual Guerrero, con un marcador de 5-1. Y realizó su primera gira internacional en la isla de Curazao.

Pero no todo es felicidad para el equipo, pues el  11 de octubre de 1981 ocurrió en el Estadio Alfonso López,  durante el partido contra Atlético Junior, un trágico acontecimiento: La policía y el ejército contuvieron a balazos el desbordamiento del público. Hay muchas versiones sobre el hecho detonante, causante de este triste episodio. Algunos culpan a las erradas decisiones del árbitro de ese momento Eduardo Peña Bernal, otros a las excesivas provocaciones de algunos medios y otros a la actitud de los fanáticos enceguecidos por el exceso de licor en la tribunas y al sobrecupo del Estadio Alfonso López esa tarde. Sin embargo aún son muchos quienes atribuyen el hecho a la brutalidad de la fuerza pública. El resultado de aquella trágica tarde dominical fueron 4 muertos y 29 heridos. Ese día, el Atlético que fue dirigido por Roberto Pablo Janiot perdió 1-2 y quedó eliminado de las finales.

Así mismo y continuando con los desaciertos de los auriverdes, el 6 de noviembre de 1994 comienza  la dolorosa historia del Atlético Bucaramanga, con el tema de los descensos cuando cayó por primera vez a la segunda categoría del Fútbol Profesional Colombiano.

Esa tarde, el escenario fue en el Hernán Ramírez Villegas de Pereira, y aunque el ‘Leopardo’ derrotó en ese momento a los locales 1 por 0, con gol de Óscar Valencia, el resultado de nada sirvió, pues Tuluá, que debía perder en su patio ante Millonarios, empató 1-1 y llegó a 38 unidades en la tabla de posiciones, igualando con el Bucaramanga.

Por otro, y debido a los altibajos que presentaba el seleccionado búcaro, pues descendía a la B y al siguiente año volvía a la A, así funciono durante más de 5 años. Es por eso que los fanáticos que acompañaban al equipo comenzaron alentarlo con apelativos como “Canarios” o “Leopardos”. Denominados así, debido al color amarillo de la camiseta. Para ese entonces el uniforme se completaba con una pantaloneta blanca y medias grises. Solo con la aparición del vistoso verde oliva, presente en la indumentaria en las décadas del 80 y 90.

De esta manera En el año de 1998, los hinchas empiezan ya con un proyecto más serio, el cual dieron a conocer  al público en general, y así la gente empezaba aparecer, “venían personas  de todos lados, indigentes, personas pertenecientes a tribus urbanas, como: metaleros, punks, skins, estc, también gente de grupos al margen de la ley, estudiantes, ex presidiarios, entre muchas otras de distintas clases sociales, pero con algo en común, el amor incondicional por el Atlético Bucaramanga”.

Luego de esto, se decidió asignar el nombre que se le debía poner a la barra del Atlético, quienes lo apoyaría y alentarían en cada partido en los que debutaran los leopardos. Y después de darle vueltas y vueltas al asunto, los integrantes de la barra brava, decidieron que se llamarían fortaleza, ya que desde un principio estas personas tenían claro que iban a ser impenetrables y que “ningún aficionaducho de otro equipucho, nos podría tocar y mucho menos insultar”, como afirmó un hincha conocedor de la historia de la barra. Luego de esto la palabra leoparda fue añadida ya que existía desde épocas de antaño, y se le conocía al atlético Bucaramanga como el equipo leopardo, y para finalizar se le adicionó, la palabra sur que era la tribuna en la cual se agolpaban estos aficionados, cada vez que el atlético Bucaramanga jugaba en Alfonso López.

Por otro lado también han existido jugadores de gran reconocimiento en la historia del Atlético Bucaramanga, que por su buen rendimiento físico y profesional, han llevado al seleccionado búcaro a ganar triunfos, e hicieron que el equipo leopardo tenga el reconocimiento y  el respeto de sus hinchas que hoy los apoyan y acompañan siempre. Tales jugadores son:

Arquero: John fredy Van Stralhem, Defensa: Hugo Scrimaglia (Argentina), Defensa: Roberto Di Placido (Argentina), Defensa: Ricardo García Rodríguez, Mediocampista: Roberto Frascuelly (Argentina), Mediocampista: Misael ‘El Papo’ Flórez, Mediocampista: Jorge Ramoa (Argentina), Mediocampista: José Américo Montanini (Argentina), Delantero: Jesús ‘Kiko’ Barrios, Delantero: Miguel Oswaldo González (Argentina), Delantero: Orlando ‘El Fantasma’ Ballesteros.

En la actualidad el Atlético Bucaramanga, se encuentra disputando su lugar en la máxima categoría del fútbol colombiano, sacando sus garras para defenderse de sus rivales, demostrando con 3 victorias consecutivas, que los leopardos tienen todavía ese aguante y verraquera que los impulsa a llevar el nombre de su equipo en alto.